Presentación | ¿Qué es un Cartel? | Catálogo de Carteles | Busca cartel | Noches de carteles | El cartel por Skype | Jornadas
CATÁLOGO DE CARTELES
Catálogo de CartelesPuede consultar el nuevo Catálogo de carteles.

Consultar Catálogo aquí

DECLARACIÓN DE CARTELES
Declaración de Carteles Se encuentra abierta la inscripción de Carteles de la EOL.

Declarar cartel aquí

SECRETARÍA
Secretaría
Responsable: Carlos Rossi

Colaboradores: Bordón, Catalina, Cora, María Eugenia, Gurevicz, Mónica, Mizrahi, Silvia, Stringa, Esteban, Trachter, Analía, Valcarce, Laura, Vulpara, Gabriel, Cottino, Gastón (Ad Hoc)


Del goce femenino | Productos | Cuatro+Uno
PRODUCTOS

Del goce femenino
Valeria Goldstein

 

En el Seminario 17 encontramos un antecedente del goce femenino del lado del goce de la privación en la histeria, aquel no regulado por la medida fálica. En el Seminario 20, Jacques Lacan plantea la diferencia entre hacer fallar a lo macho y a lo hembra la relación sexual con las fórmulas de la sexuación, donde el goce femenino se articula al goce fálico por un lado, allí donde se ubica una mujer objeto causa de deseo de un hombre, pero no toda, no una, al menos dos, allí donde ella es éxtima, donde la "Otra satisfacción" provoca en una mujer, ser otra para sí misma, excediendo sus propias identificaciones.

Otro goce, el femenino, en tanto indecible, ilimitado, enigmático, hetero.

¿Cómo decir algo entonces, de este goce "indecible"?

Silvia Salman, nos orienta en su testimonio "El Amor en los tiempos del Goce" en las sendas del goce femenino. En el curso del análisis ella señala haber captado la extranjeridad del cuerpo a través del recuerdo de una escena infantil y de dos sueños; otra lectura ofrece el recorrido que sufre su cuerpo, que va de su anorexia -respuesta al estrago materno- a lo que el padre animó, identificándola al S1 dibujo animado,hasta obtener el encarnada,significante nuevo que nombra algo de esa satisfacción en el cuerpo que se puede obtener en la recta infinita.

 

Posición Femenina
Lacan, en su última enseñanza, ubica otra cara del falo, no en tanto significación fálica sino como función f, letra que escribe el goce singular, un goce femenino, imposible de saber, de negativizar y un falo en lo real, ligado a lo femenino en cuanto tal.

J.-A. Miller siguiendo a Lacan en Extimidad aísla esa zona más íntima de goce, en la que se conjugan algo de locura y de feminidad. Lo femenino se sitúa a cierta distancia del ideal.

Marcelo Barros alude en su libro a la Condición femenina,en su doble vertiente: el estado de una cosa y el requisito, lo que tiene que darse, para que algo tenga lugar. No es propio de la feminidad imponerse o triunfar, sí salirse con la suya.

Busca un deseante en el partenaire, poniendo en juego un deseo de deseo en acto.

Algo femenino es también hacer decir, provocar que el compañero tome la palabra.

En el escrito sobre La carta robada, letra y significante se diferencian. Lo escrito, cifra fuera de sentido, ubica un poder feminizante en quien porta la cartaletra.

En Lituraterre, cierto rasgo entre la letra y lo femenino se enlaza. Tal como la letra una mujer silencia lo que es.

Me interesó en uno de los testimonios de Bernard Sayhenave como AE, ubicar más allá del semblante hombre o mujer, la posición femenina articulada a la letra.

La primera interpretación del analista: "¿Qué es esa pequeña cicatriz en la mejilla?", trae como efecto un primer sueño, el más importante, donde aparece la letra "L", significante enigmático que insiste durante toda su cura. "Elle" tercera persona del singular femenino, en francés "ella".

Sueña con un pasillo en forma de L,cuyo piso tiene losas blancas y negras por donde

Bernard tiene que pasar sin pisar la juntura. Tras él, se inscribe en el cuerpo la letra "L".

Sus padres Norbert y Marie, se unen en estas circunstancias: ellos se aman, él es convocado durante la Segunda Guerra y escribe desde el frente una carta a su hermano Gastón, diciéndole que si muere, se ocupe de su amada, de ella (d 'elle).

Norbert muere en la guerra y Gastón, padre de Bernard, se casará con Mary y se ocupará de ella. Este d'elle, resonará en Bernard toda su vida.

Letra siempre fuera de sentido, del sentido edípico, letra que feminiza.

Letra que bordea al agujero en el saber, letra que litoraliza, lo real de lo simbólico.

Letra que en el devenir de un análisis, posibilitaría escribir y transmitir algo de la posición femenina.


BIBLIOGRAFÍA

  • Lacan, J., El Seminario, Libro 17, El reverso del psicoanálisis, Paidós, Bs. As., 1992.
  • Lacan, J., El Seminario, Libro 20, Aún, Paidós, Bs. As., 1989.
  • Lacan, J., "El Seminario sobre 'La carta robada'", Escritos 1,Siglo XXI, México, 1988.
  • Lacan, J., "Lituratierra", Otros Escritos, Paidós, Bs. As., 2011.
  • Miller, J.-A., Extimidad, Paidós, Bs. As., 2011.
  • Miller, J.-A., capítulo XIII, "Se terminó, entonces el Pase", Sutilezas analíticas, Paidós, Bs. As., 2011.
  • Barros, M., La condición Femenina, Grama, Bs. As., 2011.
  • Saihenave, B. en Miller, J.-A., Sutilezas analíticas, op. cit.
  • Salman, S., "El misterio del cuerpo que habla", XIX Jornadas anuales de la Escuela de la Orientación Lacaniana "El amor en los tiempos del goce", Grama, Bs. As., 2011.