Presentación | ¿Qué es un Cartel? | Catálogo de Carteles | Busca cartel | Noches de carteles | El cartel por Skype | Jornadas
CATÁLOGO DE CARTELES
Catálogo de CartelesPuede consultar el nuevo Catálogo de carteles.

Consultar Catálogo aquí

DECLARACIÓN DE CARTELES
Declaración de Carteles Se encuentra abierta la inscripción de Carteles de la EOL.

Declarar cartel aquí

SECRETARÍA
Secretaría
Responsable: Carlos Rossi

Colaboradores: Bordón, Catalina, Cora, María Eugenia, Gurevicz, Mónica, Mizrahi, Silvia, Stringa, Esteban, Trachter, Analía, Valcarce, Laura, Vulpara, Gabriel, Cottino, Gastón (Ad Hoc)



Tres testimonios, tres intervenciones, un mismo efecto | Productos | Cuatro+Uno
PRODUCTOS

Tres testimonios, tres intervenciones, un mismo efecto *
Alma Pérez Abella

 

Si podemos afirmar que el psicoanálisis se modificó, es en razón de que el orden simbólico ya no es lo que era, así como tampoco el síntoma, el inconsciente y la interpretación son lo que eran. El descifrado de las formaciones del inconsciente, es necesario, pero no suficiente. Por esta vía el análisis se eterniza arborizado en el sentido de la novela familiar, dejando al sujeto sin posibilidad de invención.

A partir de esto me pregunto ¿qué intervención es conveniente entonces, para provocar que el sujeto "tome nota", lea los acontecimientos de cuerpo y se oriente por esas pistas en el armado de arreglos vivibles?

Para investigar sobre el tema recurrí a algunos testimonios de pase de los cuales seleccioné tres. En ellos es posible ubicar lo singular del caso, la intervención del analista y la resonancia que produce.

El primer recorte pertenece al testimonio de Anne Lysy, ella relata que hacia el final de una sesión el analista le dice: "En definitiva, usted es una corredora". Afirma que a partir de esta intervención "la palabra estallaba, resonaba, me atrapaba…Solo después me hizo reír. Me reconocía ahí. El equívoco en cambio, me producía una sonrisa amarga…" Si bien en su trabajo avanzaba a las corridas, en su vida de pareja en nada se parecía a una corredora[1].

En el caso de Sonia Chiriaco, el analista le lanza "usted es un embuste ambulante". Y agrega "la interpretación sonaba como un insulto y la turbó, pero con alivio, porque tocaba ese deseo secreto de ser descubierta"[2].

A Patricia Bosquin-Caroz el analista le dice "Usted es el objeto perdido de su padre" y tiempo después se agrega otra intervención del estilo: "usted es la primera glotona de emociones que se ha encontrado en la clínica". Ella afirma que luego de eso "… estaba atónita. Aliviada, estaba también avergonzada: "entonces esto era ella". El analista acababa de desalojar el goce oral goloso que se emparentaba con el dolor de existir…".[3]

A partir de lo que las tres analizantes ubican como efectos de estas intervenciones, me pregunté ¿por qué estas intervenciones tuvieron como efecto un vaciamiento de goce en lugar de relanzar al sujeto a las vías del sentido y de la asociación significante?

Esta claro que son intervenciones que no reducen el síntoma a un trastorno de manual, es decir, el analista no nombra a Anne Lysy como hiperactiva con trastorno de ansiedad, ni a Sonia Chiriaco le dice que ella padece de un trastorno por el cual hace acting de modo compulsivo. Y Patricia Bosquin Caroz no es sentenciada con un "usted es bulímica". Por el contrario, las intervenciones suponen una lectura del síntoma en función del goce que los habita.

Entonces, a partir de los efectos, ¿es posible pensar que esas intervenciones produjeron lo que Lacan en RSI llama como "efecto de sentido real"?

Intentaré esbozar una respuesta.

Las pulsiones son "el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir" y algo del decir tiene que resonar a nivel del cuerpo[4] para que el síntoma se reduzca. Lacan para esto propone la interpretación vía el equívoco.[5] A partir de entonces, el énfasis es puesto en el sonido más que en el sentido, es por esto que en RSI compara este tipo de interpretación con la jaculación. El término jaculatoria deriva del latín, "jaculari" y significa arrojar, es relativo al lanzamiento. También alude a "oración breve y fervorosa". Aparecen diferenciados dos elementos: el contenido (sentido y breve) y el modo en que es dicha (fervorosamente). Pero la resonancia en quien la escucha no se liga al sentido sino al modo en que se lanza esa jaculatoria (o interpretación).

Como mencioné antes, en RSI (11/02/75) Lacan afirma que el efecto exigible del discurso analítico debe ser un "efecto de sentido real". Combinatoria que parece paradójica, ya que el sentido y lo real por definición se excluyen, pero sin embargo, hay un punto en el que no, ese lugar es el del síntoma (sentido-letra).

Ahora bien, en el caso de las intervenciones mencionadas, lo que aparece como efecto es: alivio, risa, turbación, vergüenza, etc. Entonces, por una parte se recorta un S1 (corredora, embuste, glotona), con sentido imaginario- simbólico, y por otra, el acontecimiento de cuerpo, aparecen ciertos "efectos que son afectos", y en especial, el alivio de la angustia. Siguiendo a Miller, podríamos decir que allí donde estaba el yo (Wo ich war) apareció el goce (soll es werden)[6].

Las palabras dichas por el analista anudaron lo simbólico, lo imaginario y también hicieron resonar el goce que está en juego en el semblante. Estas intervenciones, a la vez que dejaron al descubierto el valor de semblante, provocaron el encuentro con el vacío.

Ante el saber de que se trata de "espejismos", el sujeto queda turbado, contrariado, confundido. Y es allí, en ese lugar, donde el pensamiento fracasa y en consecuencia, el sujeto se las tiene que arreglar con eso que hay.

Estas intervenciones, que no se orientan a generar sentido sino al anudamiento entre el cuerpo y lalengua, quedarían más del lado de lo que se denomina como perturbar la defensa ante lo real, y son claves para pensar la posición del analista desde la perspectiva del sinthome.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Testimonio "Hay que hacerlo" - Lacaniana Nº 10, p. 102
  • Testimonio "La broma" - Lacaniana Nº 11, p.99.
  • Testimonio "Una a-mor (ir) osa" - Lacaniana Nº 10, p. 88.
  • Lacan, J. (1975-1976) Seminario 23 El sinthome. Clase del 18/11/75 Ed. Paidós. Bs. As.
  • Lacan, J. (1976-1977) Seminario 24. L´insu que sait de l´une bévue s´aile à mourre". Inédito.
  • Miller, J.A. (2011) Sutilezas analíticas. Ed. Paidós. Bs. As. Cap. El goce no miente. Pp.257.

* Trabajo seleccionado para las Jornadas Anuales de la EOL 2013.