Presentación | ¿Qué es un Cartel? | Catálogo de Carteles | Busca cartel | Noches de carteles | El cartel por Skype | Jornadas
CATÁLOGO DE CARTELES
Catálogo de CartelesPuede consultar el nuevo Catálogo de carteles.

Consultar Catálogo aquí

DECLARACIÓN DE CARTELES
Declaración de Carteles Se encuentra abierta la inscripción de Carteles de la EOL.

Declarar cartel aquí

SECRETARÍA
Secretaría
Responsable: Carlos Rossi

Colaboradores: Bordón, Catalina, Cora, María Eugenia, Gurevicz, Mónica, Mizrahi, Silvia, Stringa, Esteban, Trachter, Analía, Valcarce, Laura, Vulpara, Gabriel, Cottino, Gastón (Ad Hoc)



El Superyo en el final de análisis | Productos | Cuatro+Uno
PRODUCTOS

El Superyo en el final de análisis
Marisa Chamizo

Integrantes: Lucía Blanco, Marisa Chamizo, Roberto Ileyassoff, Marisa Moretto.
Más Uno: Ricardo Seldes
Rasgo: Superyo y sublimación

El trabajo en el cartel me permitió trabajar lo que en principio me parecía irreconciliable: juntar en el rasgo elegido dos conceptos, podría decir, enigmáticos y controvertidos como son superyo y sublimación.

Fue ese recorrido y ese intercambio lo que me llevó a plantear una hipótesis:

La sublimación es un tratamiento posible del superyo.

El superyo con sus dos caras, una vinculada al Ideal pacificante, a la renuncia de goce, la otra : el lugar mismo donde el goce se acumula en la medida que exige su renuncia. El goce se acumula en el mismo lugar donde requiere su sacrificio.

"Podemos verificar este axioma: Cuanto más severo fue el deber más hallamos lo que se llama corrupción." [1]

Freud en "El malestar en la cultura" destaca que la autoridad misma del deber moral deriva de la energía libidinal de las pulsiones, es la misma energía de un lado y del otro.

El malestar es la demostración de: 1) la división del sujeto, el sujeto no busca su propio bien y 2) el fracaso de la pacificación identificatoria simbólica para resolver el problema del goce, pese a la identificación el goce sigue dividiendo al sujeto.

En el registro Imaginario el superyo es la figura obscena y feroz, en lo Simbólico la ley insensata, significante unario y en lo Real el objeto a como voz.

Es preciso en la cura la separación del peso del Ideal vinculado a la voz que ordena. I-a

Me interesa a esta altura, retomar una afirmación temprana de Freud acerca de la vivencia de satisfacción en el "Proyecto…" "Esta vía de descarga adquiere así la importantísima función de comunicación con el prójimo y la indefensión original del ser humano se convierte en la fuente primordial de todas las motivaciones morales" [2]

Es la indefensión la que obliga a asegurarse el amor del Otro, de responder desde el lugar que se espera, lugar del Ideal , con las restricciones que implica. Es la dependencia del Otro como Otro del amor, lo que da cuenta que el sujeto renuncie. Freud ahí, hace del amor la base de la moral, lo que lleva a renunciar al goce.

Allí estamos en el terreno de la autoridad exterior, no del superyó. Cuando esa autoridad exterior se introyecta se trata de la conciencia moral, del superyó desligado del amor, al que nada se le puede ocultar.

De ahí, que Freud pueda afirmar que "cuanto más virtuoso uno es más tiene que reprocharse" El superyó no lo lleva a ningún otro lado más que a exigirse cada vez más.

Entonces, un recurso posible ante esta exigencia tanática, este plus de goce en el devenir de una cura, es la sublimación tal como J.A. Miller la define en "La salvación por los desechos" [3]

La sublimación no está vinculada a la "elevación" ni a la "dignidad" sino a "lo que efectúa una socialización del goce". No es por el sesgo de lo sublime, sino por la" transformación de una cosa en otra" (de la Física)

"El goce es socializado, es decir integrado al lazo social, al circuito de intercambios. Es puesto a trabajar en el discurso del Otro"

"La sublimación es la vía por la que el goce autista de lo Uno se conecta con el discurso del otro y viene a inscribirse como lazo social"

Así la sublimación es una vía, un camino, un modo de hacer con el goce que conecta al otro y no deja al sujeto en el aislamiento propio de las exigencias de su superyó.

Es preciso que el Ideal se separe del a, para que esta operación sea posible. La ética del psicoanálisis es una ruptura de este circuito de renuncia. Octubre 2011.


NOTAS

  1. Miller, J.A.: Los divinos detalles. Impasses del superyó. Ed. Paidós. Bs. As. 2010.
  2. Freud, S.: Proyecto de una psicología para neurólogos. Vivencia de satisfacción. O.C. Vol. III. Ed. Biblioteca Nueva. Madrid. 1963.
  3. Miller, J.A.: La salvación por los desechos .El Psicoanálisis. Revista de la ELP Nº 16. Noviembre 2009. Barcelona. España.